Nuevos Tiempos Laborales

Inicio » Comunicación

Category Archives: Comunicación

La Tercera Oreja: Liderazgo y Escucha

Por Pedro Flores Opazo

 

Permítanme iniciar esta conversación con la siguiente declaración; el líder no tiene ningún poder si no hay alguien que le de la autoridad y valide sus conversaciones y propuestas.

Los seres humanos somos poderosos, inteligentes y creativos. Al elegir una opción, o tomar una decisión dándole curso a nuestra voluntad, inclinándonos en una dirección y no en otra, expresamos nuestro poder de acción y trasformación en el mundo. Así el liderazgo se funda no en el rol, si no en el reconocimiento y legitimidad que los colaboradores le otorgan a una persona y, desde ese acto de confianza, comparten la complicidad para conversar en busca de posibilidades y alternativas para emprender nuevas acciones en la resolución de sus requerimientos y desafíos que la vida les muestra.

Somos seres sociales, por ello necesitamos relacionarnos, comunicándonos y vinculándonos efectivamente para juntos o en colaboración con los otros alcanzar satisfactores que nos reporten bienestar y una vida satisfactoria. La forma en que generamos, sostenemos y cultivamos estos vínculos es a través de distintos tipos de conversaciones. Sin un conversar efectivo nuestra vida sería precaria y muy insatisfactoria.

ConversacionNos hacemos cargo de distintas conversaciones, ocupando gran parte del día en ello, en distintos contextos; en la familia, en el trabajo, en el mundo social o político, entre otros. Así observamos una estrecha relación entre la calidad de nuestras conversaciones con la calidad de los resultados que logramos en nuestra de vida. Declaramos que nuestra calidad de vida es producto de la calidad de nuestras conversaciones. ¡Que potente!

Si observas lo que haces diariamente, distingues que gran parte del día lo ocupas conversando, especialmente si conduces equipos de trabajo o lideras organizaciones, movimientos sociales o políticos. En efecto, en tu día a día, pides, ofreces, te comprometes, reclamas, enjuicias, aceptas o rechazas ofertas. Agradeces cuando te sientes bien atendido o han resuelto algunos de tus requerimientos satisfactoriamente. Conversas con tu equipo para abordar desafíos, resolver reclamos o para hacerse cargo de anomalías o desperfectos que se han encontrado en los productos o servicios que brindan. En el plano de pareja conversas sobre temas íntimos; afectivos, sexuales, del alma, de la cotidianidad, del futuro. Siempre sostienes tu ser y hacer en conversaciones.
Conversacion2

El dominio del liderazgo, independiente del tipo y contexto, se ejerce principalmente a través de conversaciones. El líder centra su gestión en lograr que sus equipos alcancen los resultados esperados y construyan relaciones satisfactorias, desarrollando un buen ambiente de trabajo. Para ello escuchar y conversar efectivamente es crítico, aportando con estas prácticas a la sustentabilidad de la organización.

Al conversar usamos la palabra y a nuestro juicio las palabras son acciones: tienen consecuencia, producen impactos, crean mundos, cambian mundos, por eso escuchar se trasforma en el insumo más crítico para lograr un conversar efectivo y satisfactorio.

Así, quien aspire a servir como un líder efectivo, requerirá aprender y entrenar habilidades que le permitan desarrollar una escucha generativa y develadora para intervenir con sus conversaciones aquello que está afectando la calidad y los resultados de la relación y el desempeño de las personas.

En general, todos los seres humanos necesitamos de esta escucha. Una escucha que nos permita asumir el protagonismo de nuestra vida, expresado en el diseño y ejecución de acciones comunicativas transformadoras de nuestros propios límites, que nos brinden mayor bienestar y aporten virtuosamente a la construcción de un mejor lugar para vivir, desarrollarnos, crear y dejar un legado.

Liderar es servir a otros movilizando en ellos nuevos recursos emocionales para alcanzar lo que juzgan como valioso. Liderar es abrir conversaciones develadoras para activar nuevas posibilidades creando potentes realidades. Liderar es cuidarse mutuamente estableciendo relaciones de colaboración para juntos lograr lo que antes se creía como imposible. Esa es la ética del liderazgo.

 

¿A qué llamamos la tercera oreja?

Oreja escuchaLa tercera oreja es una nueva y poderosa forma de escuchar; que llamaremos escucha generativa, pues sirve para crear una realidad deseada. A través de escuchar y conversar creamos una realidad y en este acto nos creamos y re-creamos a nosotros mismos y a nuestras circunstancias. Crear una realidad, interpretando los hechos de una manera y no de otra, posiciona a la persona como protagonista de los cambios y transformaciones que diseñe para lograr efectividad y bienestar en su vida.

Con la tercera oreja se asume la libertad y la responsabilidad del diseño de nuevas acciones comunicativas. La tercera oreja abre conversaciones develadoras, que antes de entrenarla no se sospechaba que eran posibles, para distinguir nuevas posibilidades de acción y emprender otros comportamientos, impactando así positivamente en el habitad o entorno; laboral, familiar o social.

Esta nueva forma de escuchar, se basa en comprender que el ser humano tiene el poder de configurar una determinada realidad: usando el lenguaje, superando así la concepción más clásica que supone que hay una realidad dada, en la cual el rol del observador (persona) es pasivo y sólo le queda asumir la función de operar dentro del marco de acciones posibles que esta realidad contiene.

Por ejemplo; si me invitan a una recepción donde asistirán determinadas personas sobre las que tengo un juicio de que son aburridas o poco sociables, lo más probable es que construya una realidad congruente con este juicio y adopte los comportamientos coherentes con ello. Así me restaré de socializar y compartir, logrando incluso aburrirme del evento. Por el contrario, si al mismo evento asiste una persona que tiene un juicio de que los asistentes son entretenidos, simpáticos, lo más probable es que disfrute la velada y lo pase bien.

Conversaciones varias

Observa cómo el poder de la escucha generativa determina el tipo de percepción que tienes del otro y cómo en base a esta interpretación le atribuyes ciertas características a su forma de ser y comportarse, incidiendo con ello en construir una y no otra realidad; es decir las expectativas que te creas condicionan el futuro y la calidad de tus relaciones. ¿te gustaría vivir sin expectativas y sólo con la esperanza de que todo lo que viene será para mejor?

Así, la escucha generativa se articula sobre una conciencia activa-sensitiva; un darse cuenta, más amplio y profundo, para distinguir una densidad de variables que configuran los fenómenos que vivimos. Si desarrollamos está conciencia, sensibilizando primero nuestros sentidos y en segundo lugar, operando con más cuidado, es decir, siendo más reflexivo en las interpretaciones que realizamos con nuestras percepciones, superaremos patrones de comportamientos automáticos, reactivos o impulsivos, que afectan la configuración de la realidad que creamos. Con este nuevo modo de interpretar lo que percibimos, comenzaremos a transitar por un devenir más fructífero, con mayor capacidad de intervenir en nuestro bienestar, en la calidad de nuestras relaciones y en el hábitat socio-ecológico que sustenta nuestra vida.
Pedro Flores OpazoPedro Flores Opazo
Master Coach
pflores@human-net.cl

Vea este artículo también en:  http://pedrofloresopazo.blogspot.com
** Miembro Colaborador y Partner asociado de la Red de Consultores en “Nuevos Tiempos Laborales”, de HumanNet.

 

 

 

EL ARTE DE HABLAR… “BIEN”

Por Oscar Castro Aguirre

 

No es casualidad que nuestro magnífico y sabio Creador, nos diseñara condicionados a “escuchar, antes que hablar”, lo que se explica al conocer la experiencia de personas sordo-mudas, las que son solo sordas, porque pueden aprender a hablar, la mayoría tiene sus cuerdas vocales en perfectas condiciones.

Federico Sanchez Pto Varas 2015El 20 de Noviembre de 2015, asistiendo a la Conferencia “La Amabilidad vista desde la Arquitectura” que daba Federico Sánchez, dentro de las Jornadas de Capacitación Comunitaria del programa “Puerto Varas se las Juega”, iniciativa de Casino Dreams y la asesoría experta de HumanNet, pude ESCUCHAR PALABRAS que cambiaron mis paradigmas, y de todas, la que más había escuchado en mi vida y de la cual tenía una imagen (paradigma) muy limitada, es “ARTE” (estudié en la Escuela de Artes de la Comunicación).

Este filósofo de la Arquitectura, que dice que no es arquitecto, porque se dedica a la docencia y a recorrer el mundo enseñándonos a apreciar la belleza, los acierto y los errores de la arquitectura, definió la palabra “arquitectura” como un derivado de la palabra “arte”, dijo que significa “habilidad para hacer bien las cosas”, y nos desafió a buscarla en el diccionario. Lo hice y encontré, además, de las referidas a las Bellas Artes, que incluye a la arquitectura, lo siguiente:

  1. Disposición para hacer alguna cosa.
  2. Manera en que se hace.
  3. Conjunto de reglas y preceptos para la buena realización de algo.
  4. Maña, habilidad para hacer bien una cosa o para conseguir algo.
  5. MALAS ARTES. Medios o procedimiento reprobables de que se vale uno para conseguir algún fin.

 

Ahora sospecharán por qué titulé este artículo como EL ARTE DE HABLAR… “BIEN”.

HablarUsted, ¿sabe hablar? –Obvio- me responderá – y también sé leer-

Bien, ¿sabe cuándo hablar?, ¿sabe qué hablar?, ¿sabe cómo decir las cosas?

¿Dónde y con quién aprendió a hablar?… Ahí está su escuela y diccionario.

¿Cuántas palabras conoce?, ¿cuántas palabras usa?, ¿qué significan esas palabras?, ¿significarán lo mismo que aprendió otro, en otro lugar y con otras personas? Y ojo, eso que estamos hablando del mismo idioma…

Las palabras son un maravilloso tema y complejo. Pero, como dice el zorro al Principito en el libro de Antoine de Saint-Exupéry:

“Yo te miraré de reojo y no dirás nada. Las palabras son fuente de malentendidos”

 

Así es que, no me meteré en líos y dejaré al poeta Pablo Neruda que hable de LAS PALABRAS:

 

pablo-neruda-1“…Todo lo que usted quiera, sí, señor, pero son las palabras las que cantan, las que suben y bajan… Me prosterno ante ellas… Las amo, las adhiero, las persigo, las muerdo, las derrito… Amo tanto las palabras… Las inesperadas… Las que glotonamente se esperan, se asechan, hasta que de pronto caen… Vocablos amados… Brillan como estrellas de colores, saltan como platinados peces, son espuma, hilo, metal, rocío… Persigo algunas palabras… Son tan hermosas que las quiero poner todas en mi poema… Las agarro al vuelo, cuando van zumbando, las atrapo y las limpio, las pelo, las preparo frente al plato, las siento cristalinas, vibrantes, ebúrneas, vegetales, aceitosas, como frutas, como algas, como ágatas, como aceitunas… Y entonces las revuelvo, las agito, me las bebo, me las zampo, las trituro, las emperejilo, las libero… Las dejo como estalactitas en mi poema, como pedacitos de madera bruñida, como carbón, como restos de naufragio, regalos de ola… Todo está en la palabra… Una idea entera se cambia porque una palabra se trasladó de sitio, o porque otra se sentó como una reinita adentro de una frase que no la esperaba y que le obedeció… Tienen sombra, transparencia, peso, plumas, pelos, tienen todo lo que se les fue agregando de tanto rodar por el río, de tanto transmigrar de patria, de tanto ser raíces… Son antiquísimas y recientísimas… Viven en el féretro escondido y en la flor apenas comenzada… Qué buen idioma el mío, que buena lengua heredamos de los conquistadores torvos… Éstos andaban a zancadas por las tremendas cordilleras, por las Américas encrespadas, buscando patatas, butifarras, frijolitos, tabaco negro. Oro, maíz, huevos fritos, con aquel apetito voraz que nunca más se ha visto en el mundo… Todo se lo tragaban, con religiones, pirámides, tribus, idolatrías, iguales a los que ellos traían en sus grandes bolsas… Por donde pasaban quedaba arrasada la tierra… Pero a los bárbaros se les caían de las botas, de las barbas, de los yelmos, de las herraduras como piedrecitas, las palabras luminosas, que se quedaron aquí resplandecientes… El idioma. Salimos perdiendo… Salimos ganando… Se llevaron el oro y nos dejaron el oro.  Se lo llevaron todo y nos dejaron todo… Nos dejaron las palabras.”

(Pablo Neruda)

 

Ahora retomo EL ARTE DE HABLAR, y también quiero seguir hablando por boca de otros que hablaron primero y que yo supe escuchar, aunque tengo la libertad de adueñarme de sus palabras y expresarlas como mías… Pero, qué estoy hablando?…, si las palabras no son de nadie, son de todos. Son mías, pero respetaré el derecho de autor de esta combinación de palabras.

Aquí, hablará Tales de Mileto, un maestro dentro de los grandes filósofos griegos:

“Muchas palabras no dan prueba del hombre sabio, porque el sabio no ha de hablar sino cuando la necesidad demanda, y las palabras han de ser medidas y correspondientes a la necesidad.” “Lo más difícil del mundo es conocerse a uno mismo, y lo más fácil hablar mal de los demás.”

 

La forma hablar y de decir las cosas puede cambiar el ánimo y disposición de quienes te escuchan.

A continuación, les comparto un breve y antiguo cuento, del cual desconozco su autor, pero relata más o menos lo siguiente:

“Un Rey soñó que había perdido todos los dientes. Después de despertar de su pesadilla, mandó llamar a un sabio para que interpretase su sueño.
– ¡Qué desgracia la suya mi señor! – exclamó el sabio – Cada diente caído representa la muerte de un pariente de vuestra majestad. – ¡Qué insolencia! – gritó el Rey enfurecido por la mala noticia- ¿Cómo te atreves a decirme semejante cosa? ¡Fuera de aquí!  Llamó a sus guardias y les ordenó que le dieran cien latigazos al portador de los  malos augurios.

Al día siguiente, desesperado, ordenó que le trajesen a otro sabio y le contó que no había podido dormir, atormentado por el mismo sueño. Este, después de escuchar al Rey con atención, le dijo: Es muy sencillo majestad, cada diente caído representa la muerte de un pariente. – el Rey enfurecido, llamó a sus guardias y les ordenó que lo enviaran al calabozo, por hablar calamidades.

Y, así pasaron dos semanas con la misma historia, el Rey continuaba con su pesadilla y los sabios que interpretaban de la misma manera el sueño, eran azotados y hasta algunos decapitados.

el_rey_y_su_consejeroUn sabio, recién llegado de otro pueblo, se presentó ante el Rey que estaba verdaderamente angustiado, y  después de escuchar con mucho interés y atención el sueño, le dijo:
– ¡Excelso señor! Gran felicidad os ha sido reservada. El sueño significa que sobrevivirás a todos vuestros parientes. Larga vida tendrá vuestra majestad.-
Se iluminó el semblante del Rey con una gran sonrisa y ordenó que le dieran cien monedas de oro y lo nombró su consejero personal.
Cuando éste salía del Palacio, uno de los sabios que sobrevivió a los azotes, enterado de la suerte de este último, le dijo admirado: – ¡No es posible! La interpretación que habéis hecho de los sueños es básicamente la misma que la mía, solo lo que lo has explicado diferente. No entiendo por qué a mí me pagó con cien latigazos y a ti con cien monedas de oro.

Contestó el nuevo consejero del Rey: – Recuerda bien, amigo mío, que todo depende de la forma en que digas las cosas…”

 

Uno de los grandes desafíos de la humanidad es aprender a hablar y a decir de buena manera las cosas. Aquí está el ARTE. Vuelva a leer la definición de más arriba.

De la buena forma de hablar y de hablar lo bueno, depende, muchas veces, la felicidad o la desgracia, la paz o la guerra. Que la verdad debe ser dicha en cualquier situación, en eso estamos de acuerdo, pero debemos evitar los malentendidos, que nos advirtió el zorro y usar el arte que nos enseñó Federico.piedra lapislazuli
La verdad puede compararse con una piedra preciosa. Si la lanzamos contra el rostro de alguien, puede herir, pero si la envolvemos en un delicado embalaje y la ofrecemos con ternura como un regalo precioso, ciertamente será aceptada con agrado.

Hay dos conceptos que enseño a distinguir a mis estudiantes de Liderazgo y Comunicación. Son dos palabras que hablan la verdad: la franqueza y la sinceridad. La FRANQUEZA dice la verdad con DUREZA y puede destruir a la persona que la recibe. En cambio la SINCERIDAD dice la verdad con AMABILIDAD, y esto es el “arte de amar”, quien recibe así la verdad, se lo agradecerá y le considerará un gran amigo. ¿Cuál usará usted?…

————————

 

MOVISTAR2014Óscar Castro Aguirre

COACH TRANSFORMACIONAL

oscar.castroaguirre@gmail.com

** Miembro de la Red de Consultores y colaboradores en NuevosTiemposLaborales, de HumanNet.

http://coachemprendedores.wix.com/ser-mejor

el Amor es una herramienta

 

DÉJANOS TU FEEDBACK!!

Muchas gracias!

 

LIDERAZGO POSITIVO – EFICAZ-SUSTENTABLE

Introducción: El éxito incuestionable de una organización se aprecia en su sustentabilidad. Esta la entendemos como su capacidad de generar flujos sostenidos de beneficios en el tiempo, logrando un …

Origen: LIDERAZGO POSITIVO – EFICAZ-SUSTENTABLE