Nuevos Tiempos Laborales

Inicio » 2015 » marzo

Monthly Archives: marzo 2015

Modelo para conceptualizar un proceso de Comunicación Efectiva

Días atrás me encontré con un amigo y lo invité a tomarnos un café, antes de aceptar me advirtió que fuera un “café café”. Lo mismo ocurrió con un simple chocolate que me encargó comprar mi mujer, “fíjate que sea chocolate chocolate”, me dijo. La tecnología está reemplazando lo genuino, lo original, por copias sucedáneas, que si bien sirven para reemplazar aquello que necesitamos no representan exactamente, ni menos fielmente, aquello que efectivamente queremos. Al parecer hoy más que nunca es necesario fijarse en los componentes y como éstos se disponen en cantidad y relevancia para asegurarnos de estar frente a un producto que efectivamente nos conecte con lo verdadero y por ello nos estimule a emocionar y sentir que estamos conectados con una realidad concreta, y no conectados con una seudo realidad. Esto pasa mucho con las comunicaciones digitales hoy en día, parece que estamos conversando con nuestros familiares y amigos a través de mensajes de textos o WhatsApp, y podemos pasar varios días comunicándonos así, pero ineluctablemente, y maravillosamente por suerte, necesitamos en algún momento una verdadera conversación, cara a cara, emoción a emoción, palabra a palabra, es decir una conversación conversación. A mi parecer, creo que con la comunicación efectiva está pasando lo mismo; cualquier comunicación no es efectiva, así como cualquier modelo de la comunicación efectiva  no representa fielmente lo que es la comunicación efectiva. Quiero revisar con ustedes los componentes básicos y originales que a mi parecer debe llevar una buena comunicación para que ésta sea efectiva. Lo primero que debemos identificar es  que  la  comunicación  se hace  desde y a través de un estado biológico propio del ser humano, y como todo estado biológico, viene  dado así, es inevitable, por ello que es imposible hacerlo desde y a través de otro sitio, lugar o forma. Este estado determinado biológicamente es: DESDE: una Emoción                           A TRAVÉS: del Cuerpo y la Palabra La Emoción, el Cuerpo y la Palabra conforman el primer grupo de conceptos  que deben estar presentes a la hora de querer entender y comprender, y por sobre todo, a la hora de querer comunicarnos efectivamente. Comunicamos y nos movemos en el mundo inevitablemente desde y a través de la conjunción de la Emoción, La Palabra y El Cuerpo. Nuestras emociones, desde donde inevitablemente comunicamos, determinan cualquier información que entregamos, aún por sencilla que sea. Por ello no basta cumplir una sencilla instrucción y dar por sentado que si se ejecuta en la conducta la comunicación es efectiva. Si no se considera desde que emoción proviene y si se deja fuera este plano, lo que tenemos es sólo reproducción efectiva y para eso están mejores las máquinas. El Cuerpo es lo más cercano a la emoción, éste trasunta inmediatamente lo que emociono. Puedo torcer mi cuerpo, fingir una postura, pero el observador avezado en emociones sabrá lo que emociono a través de mi cuerpo (rictus, postura de manos, ojos, ceño, hombros, postura de pies, tono de la piel, entre muchas más). La Palabra es el siguiente elemento que trasunta mi emoción, esta palabra se expresa a través de la fonética que mi aparato bucal posee, y esta palabra que sale por mi boca posee la capacidad de esconderse más aún que mi cuerpo, puesto que ella puede (si quiero, si tengo la voluntad) pasar por un momento reflexivo antes de salir, y en ese momento reflexivo muta, cambia, hasta incluso expresar algo exactamente contrario a mi emoción. Ahora si usted quiere, puede no hacerla pasar por ese momento reflexivo, ese segundo reflexivo a veces tan necesario para no herir, para no ser sarcástico, para no equivocarse. Si usted elige no hacerla pasar por el cedazo reflexivo, entonces tendrá una palabra que trasunta casi exactamente su emoción. El logro de la madurez emocional es ese precisamente, hacer pasar nuestra emociones, especialmente las negativas, por ese cedazo reflexivo emocional (pensar). Una comunicación efectiva requiere de esta madurez. Otro elemento que se deriva directamente e inevitablemente también desde la conjunción de estos tres elementos (Emoción, Cuerpo, Palabra) es el componente de Subjetividad de la comunicación. Al provenir de mi Emoción, de mi Cuerpo y de mi Palabra, mi comunicación es subjetiva, no tiene en ningún caso carácter de realidad objetiva (Verdad), sólo es una percepción de un organismo (Ser) de entre muchos organismos (Seres) más. Entonces, a mi parecer, para comenzar a entender y comprender lo que es la Comunicación Efectiva es necesario anteponer e identificar estos conceptos, a saber: 1) La comunicación siempre se hace desde una Emoción y a través del Cuerpo y la Palabra y 2) toda comunicación es Subjetiva (no posee per se carácter de verdad absoluta). Dicho esto, pasemos al siguiente nivel de análisis del proceso de la comunicación Efectiva: Luego de la Emoción, lo primero que entregamos o recibimos es Información. Esta información es consensuada, es decir, nos hemos puesto de acuerdo en el transcurso histórico del ser humano que, por ejemplo,  1+1 = 2. Si pusiéramos como resultado 3, muy probablemente no entenderíamos lo que ocurre y diríamos que existe un error, por lo tanto la información bien entregada (bien consensuada) nos permite Entendernos. El Entender requiere de otro concepto más que es el Contexto, este factor nos permite entender mejor aún puesto que limita nuestras posibles comunicaciones a aquello que es atingente. Si en un grupo usted estuviera conversando acerca de cómo ha cambiado el clima en las últimas décadas y un interlocutor le dice 1+1=2, quedaría “descolocado”, tratando de entender. Pero si estuviese en este mismo grupo conversando acerca de lo estable que es el valor del dólar en su país y su interlocutor le dice 1+1=2, entendería y probablemente compartiría el comentario. Sólo ahí, la Información entregada (Información+Contexto) conforma un Mensaje, un mensaje sólo es mensaje cuando es entendible. Pero no basta Entender, además es necesario, para una Comunicación Efectiva, Comprender, y este concepto trae aparejado otro que necesariamente tiene que estar presente a la hora de la Comunicación Efectiva, que es la Empatía. En efecto, usted solamente entiende la información si es consensuada y en el contexto apropiado, pero para comprender necesita colocarse en la emoción del otro (a), es decir, intentar saber desde que Emoción el otro comunica con su Cuerpo y con su Palabra lo que comunica. Al hacer este esfuerzo (muy humano), de intentar conocer la emoción desde dónde el otro comunica, entonces recién comenzamos a Comprender. Y ya estamos muy cerca de una comunicación efectiva, sólo falta un último elemento, la Evaluación. Al momento de evaluar si la comunicación que hicimos es efectiva o no, debemos pararnos en un referente claro y unívoco que es la Conducta, el comportamiento, sólo así una comunicación es efectiva; si el otro u otra realiza aquello que le hemos solicitado. Si lo hace, nos acercamos, se acerca la relación y nos sentimos en  el verdadero camino de la conversación que es el encuentro (encuentro en la palabra. Sufijo con que significa encuentro y prefijo versación, que viene de verso que significa palabra). Si no lo hace, debiéramos acercarnos más aún, si existe la voluntad de querer seguir conversando, y reanudaremos todo el proceso de nuevo, insertándonos en donde creemos pudiera estar la mala comunicación…y así sucesivamente, hasta obtener una comunicación efectiva,  aunque eso sea entender y comprender por qué el otro u otra no realiza lo que le pido. Ahora bien, desde lo práctico el camino es así cada vez que usted necesite comunicar algo efectivamente:

  • Identifique su Emoción.
  • Disponga su Corporalidad en congruencia con la acción corporal que refrenda su emoción (acérquese, siéntese cómodo, en una postura dispuesta al encuentro, a la cercanía).
  • Elija la Palabra adecuada, es decir aplique el cedazo reflexivo emocional. Además fíjese en el contexto para que su palabra se convierta en un mensaje entendible.
  • Aplique Empatía, intente saber en qué emoción está el otro (a) y desde que emoción recibirá su mensaje. Sólo así generará Comprensión.
  • Evalúe en base a la Conducta del otro (a) ante su comunicación: Si realiza lo que usted le pide entonces hay efectividad en la comunicación, si no realiza lo que usted le pide reanude el proceso en donde usted evalúe que pudiera estar actuando una mala comunicación.
  • Realice el proceso descrito tantas veces como sea necesario hasta lograr una comunicación efectiva.
  • Considere el que sea usted el que tenga que modificar lo que le solicita al otro (a). Si usted efectivamente considera este punto, agregará Flexibilidad a todo el proceso, lo que hará de todo el proceso algo más humano aún.
  • Realice estos ejercicios día a día, vaya de a poquito pero avanzando, si no pensará que los siete puntos anteriores son imposibles de aplicar puesto que ya son agotadores de sólo leerlos. Comprobará que es posible y que finalmente incorporará la Comunicación Efectiva a su vida, me refiero a la Comunicación Efectiva Efectiva.

para la 2da publicacion    

ARNALDO SILVA SALAZAR

Psicólogo Consultor

asilva@human-net.cl
Formación de Docentes y entrenamiento de Líderes educacionales

Miembro del Equipo HumanNet Chile