Nuevos Tiempos Laborales

Inicio » 2014 » junio

Monthly Archives: junio 2014

Acerca de…

Sueños tech

Bienvenid@s a este Blog llamado los Nuevos Tiempos Laborales, el cual pretende entregar y compartir información útil y actualizada sobre el mundo laboral y las organizaciones. El Liderazgo y la Com…

Origen: Acerca de…

Los Nuevos Tiempos Laborales

Autor: Andrés Cardemil Oliva, Gerente General Empresas HumanNet (www.human-net.cl)

Hace no mucho tiempo escuché esta historia. Se trataba de un Rector de una importante institución de Educación Superior. El hombre, un respetado académico, que en realidad nunca ejerció como tal, ya que nunca llegó a ser investigador, el pináculo de una carrera académica (publica o muere, reza el dicho en el mundo académico), le encantaba jactarse de la cantidad de horas que tenía a los ejecutivos de la institución en reuniones. Incluso en una oportunidad, por un tema de planificación estratégica, llegó a tener a una persona 8 horas. Ocho horas, que por supuesto, podrían haberse evitado para ambas personas.

La anécdota podría tomarse hasta con humor y como una caricatura del autoritarismo por parte de esta autoridad, o de su total falta de capacidad de síntesis, respeto por el tiempo de otros y nula consideración al stress que podría generar. Sin embargo, el asunto ya no es tan simple. Honestamente, si Usted se enterara de esto, ¿le gustaría trabajar con esta persona? Trabajamos en lugares, pero primordialmente con personas. Seguramente, puede haber peores organizaciones donde incluso se insulta a las personas (bueno, no siempre con garabatos, ya que hay muchas formas de decir estúpido…). El punto es que ya no da lo mismo cómo las personas se sientan en su trabajo.

Según diversos estudios realizados en EE.UU. y otros países, desde el nivel más básico hasta el más alto, mucha gente no es feliz en su trabajo. De acuerdo con estas investigaciones, muchas –quizá demasiadas- personas no se sienten muy entusiasmadas de ir a sus trabajos. ¿Por qué? Porque ahí no nos sentimos apreciados, no creemos estar haciendo algo importante y luego llegamos a casa vacíos, y más aún, contestando emails hasta altas horas de la noche. El resultado es que en promedio a nivel mundial, según Gallup, sólo un 13% de los trabajadores se siente comprometido con el lugar donde se desempeña.

Una de las claves es la tecnología. Paradójicamente, una de las herramientas que permite potenciar la productividad, nos tiene al límite de nuestra capacidad de concentración, impidiéndonos enfocarnos. Simplemente, el tiempo no nos alcanza para hacer lo que debemos y ni siquiera para estar con nuestros seres queridos. Las demandas de hacer tanto y todo con excelencia, nos dejan sin energía para ocupar nuestro talento al máximo de su potencial. Así, no es extraño que nuestra actitud sea estar siempre sobrepasados por las circunstancias y sin capacidad para detenernos y pensar.

Esta sensación de que algo está mal en nuestras vidas es lo que hace que mucha gente siempre esté buscando nuevos horizontes laborales y que jóvenes ejecutivos se mueran repentina y tempranamente de infartos que eran perfectamente evitables. Según un estudio realizado por Harvard Business Review y The Energy Project (theenergyproject.com), los colaboradores están más satisfechos y son más productivos, cuando en sus trabajos se satisfacen sus necesidades físicas, emocionales, mentales y espirituales. Qué obvio, ¿no? Es lo que cualquier ser humano, sin importar del lugar donde se encuentre, siempre desea.

Y no es que finalmente haya llegado la Era New Age o estemos en la Era de Acuario, que empezó a finales del 2012. Simplemente, ocurre que antes vivíamos en una fantasía en la que pensábamos que el trabajo debía enfatizar ciertos aspectos de las personas como si fueran engranajes de una máquina. O sea, como si hubiera aspectos del ser humano que desaparecían al cruzar la puerta del lugar de trabajo. Pero eso ya se acabó. Mientras mejor se satisfagan las necesidades de las personas de manera integral, mayor será su productividad, porque estarán más contentas, al nivel de que incluso hasta mejora la seguridad.

Esto, que recién se está tomando en serio, porque se le están poniendo números, hará que las cosas cambien definitivamente. Las empresas tendrán que permitir e incentivar que las personas recarguen sus energías; que se sientan apreciadas y valoradas por sus contribuciones; que se concentren en las tareas más importantes y que decidan cuándo y dónde quieren realizar su trabajo; que se dediquen más a aquellas cosas que hacen mejor y más disfrutan, y lo más importante: sintiéndose vinculados con un propósito en su trabajo. Dicho de una manera simple, hay que regresar al corazón de la organización, a las personas.

Y una organización verdaderamente centrada en los seres humanos, necesariamente tiene que poner a sus personas primero. Esto implica un cambio radical en la estructura de incentivos en toda la organización y en el sistema de gestión de personas, en todas sus etapas. Así que adiós a las reuniones eternas, las pataletas de niño o tormentas emocionales de los jefes, que crean climas organizacionales tóxicos; o en buen chileno: habrá que mandar para la casa al Sr. Zañartu, donde sea que aún se mantenga su dictadura. También se acabarán los emails a las cinco de la mañana y estarán limitadas las horas para contestar.

Así que bienvenidos a los Nuevos Tiempos Laborales, que no estarán exentos de desafíos, ya que implican cambios culturales profundos en los conceptos y las prácticas de Gestión de Personas. Mal que mal, muchos fuimos formados en el paradigma anterior y todavía estamos aquí luchando, pero siempre con respeto a las personas. Este será el espacio para compartir experiencias, contar casos y mostrar todo lo que viene en este apasionante nuevo mundo, como también un lugar para compartir y mostrar cómo avanzamos, para aprender a vivir y adaptarnos a las nuevas exigencias que la sociedad y el mundo globalizado nos plantean a este respecto.Image